En Egipto de acuerdo al Papiro Smith, todas las heridas de cara se trataban mediante afrontamiento de los bordes con material adhesivo y utilizaban la grasa, la miel y la carne fresca para hacer curaciones.

En el Papiro Ehbers, se encontró la siguiente descripción: Para curar las heridas, se realiza el siguiente procedimiento:

Primer día: Grasa de buey hasta que la herida supure

Segundo Día: Si supura demasiado vendarla con pan ácido de cebada, hasta que seque.

Tercer día: Si cierra sobre Secreción, prepare gasa para vendarla hasta que nuevamente se abra y supure.

En Arabia, comienza a utilizarse el Kitgut, para cierre de herida abdominal. Kit, hace referencia a las cuerdas del Violín, las cuales son fabricadas a partir de intestino de vaca.

En la India, para afrontar las heridas intestinales se hacían coincidir los bordes de la lesión y se hacían morder por hormigas grandes a las cuales se les seccionaba el cuerpo dejando la cabeza como pegante biológico.

 

Sursuta, Cirujano Indú, empezó a utilizar hilos de algodón, fibras de cuero, tiras de crín de caballo y tendones de animal para cirugía amputante de nariz, que era el mayor castigo para los soldados prisioneros y mujeres adúlteras.

 

642 años D.C., aparece la seda Quirúrgica aprovechando los conocimientos Judíos sobre el avivamiento de bordes para lograr una mejor cicatrización. En la Escuela de Salerno ”Rogerio de Salerno “, escribe un libro in titulado “PRACTICA CHIRURGICA “, y en uno de sus apartes dice:

“…..Si la herida está localizada en la cara, la nariz, los labios o alguna parte noble, debe ser cosida, pero primero se deben acercar las dos partes en forma delicada y se debe coser la superficie de la piel hasta donde resista con aguja delgada e hilo de seda, siendo cada punto independiente y separado uno del otro, dejando los extremos de ésta abiertos para que la pus drene, o para introducir algún tipo de drenaje”. La seda es introducida por William Halstead, además de una exhaustiva hemostasia para evitar la putre.

En la Edad Media se destacó Hugo Borgognani, al recomendar el vino en las heridas y un hijo suyo Teodorico, dice en un fragmento de  su libro:

“….Recordar que una herida ha de mantenerse siempre totalmente limpia. Tras haber unido sus bordes, deberá colocarse en posición natural, manteniéndolos juntos con puntos de ser necesarios de acuerdo a lo largo de la herida y a su profundidad. Luego de haber realizado la sutura se coloca una venda, que será cambiada cada tercer día a menos que exista supuración, colocando sobre la herida estopa entrapada en vino, pero sin drenar esta podre, sino permitiendo que drene por si sola para que la herida cicatrice naturalmente.”

….En casos de herida en intestino  se debe coser con hilo óptimo y fino, elaborado de fibras de intestino animal….

 

Por otro lado en Flandes, Jehan Y perman afirman:

“… Si existe amplia herida, producida mediante bastón u otro instrumento  similar, cósela, comenzando por la mitad si la herida requiere solo de tres puntos, e introduce en su profundidad un drenaje para facilitar la salida de pus. “ Para el manejo de las heridas se destacan cirujanos como Hans Von Gersdorff, quien utilizaba vejigas de animal en la cobertura de los muñones de amputación; Gaspare  Tagliacozzi, uno de los padres de la Cirugía plástica y Bartolomé de Agüero, quien enfáticamente decía NO a la Teoría del ”PUS LOABLE“.

Heinrich Von Pfolspeundt, dice: Aconsejo a quien desee trabajar en este arte y curar, guardarse de estar ebrio cuando va a visitar pacientes y especialmente si ha comido cebolla, guisantes o haber dormido la noche anterior con una mujer impura, respirar sobre las heridas, pues no sanarán. Igualmente debe lavar sus manos, cuantas veces sea necesario, antes de tratar otra herida.

En la actualidad contamos con diversas suturas, como las absorvibles, no absorvibles, de Colágeno, Sintéticas y agujas de diversos calibres y diámetros.

 

Calle 50 #8-27 Of. 703 || Tel: 285 2973

Copyright © 2018 ACITEQ Todos los Derechos Reservados || Agencia de diseño WEB : Dyservet.com Dyservet.com